La humanidad significa consideración por la existencia y por la felicidad de cada uno de los seres humanos. A, Schweitzer

Humanity means consideration for the existence and the happiness of each human being.


sábado, 15 de abril de 2017

O HORIZONTE

teresa salgueiro - o horizonte


Una majestuosa voz, cercana, que derrama en su canto poético palabras ciertas, bellas en su libertad y conocimiento. 
Todo un acontecimiento presenciar su buen hacer. Acompañada de excelentes músicos ofreció, hace unos días en Gijón, un magnifico espectáculo de luz y sonido, su integro gesto de sabiduría y amor.
Embajadora de cultura, esperanza y transformación.
Gracias por este regalo.






sábado, 25 de marzo de 2017

Violeta Parra, universo de creación







Ayúdame, Valentina o Qué vamos a hacer. Violeta Parra

Qué vamos a hacer con tantos
y tantos predicadores. 
Unos se valen de libros
y otros de bellas razones,
algunos de cuentos varios, 
milagros y apariciones
y algotros de la presencia 
de esqueletos y escorpiones,
mamita mida,
y los escorpiones.

Qué vamos a hacer con tanta
plegaria sobre nosotros,
que alega en todas las lenguas 
de gloria y esto que lo otro, 
de infiernos y paraísos,
de limbos y purgatorios,
edenes y vida eterna,
arcángeles y demonios, 
mamita mida,
y con los demonios.

Que sí, que adoren la imagen
de la señora María,
que no se adore ninguna
señora ni señorita,
que sí, que no, que mañana,
que un viernes de amanecida,
que pa’ dentrar a la gloria 
dinero se necesita,
ay, mamita mida,
y se necesita.

Se ve que no son muy limpios
los trigos en esta viña
y la cizaña pretende 
comerse toda la espiga.
Poco le dice la forma
con que ha de clavar su espina 
para chupar el más débil,
qué diabla la sabandija,
mamita mida,
la sabandija.

Qué vamos a hacer con tanto
tratado del alto cielo,
ayúdame, Valentina,
ya que tú volaste lejos,
dime de una vez por todas
que arriba no hay tal mansión;
mañana la ha de fundar 
ya el hombre con su razón,
mamita mida,
y con su razón.

Qué vamos a hacer con tantos
y embajadores de dioses.
Me salen a cada paso
con sus colmillos feroces.
Apúrate, Valentina,
que aumentaron los pastores,
porque ya viene el derrumbe 
del cuento de los sermones
mamita mida,
y de los sermones.

Qué vamos a hacer con tanta
mentira desparramada.
Valentina, Valentina,
pasemos la escobillada.
Señores, debajo ’e tierra
la muerte quedó sellada 
y todo cuerpo en la tierra
y el tiempo lo vuelve nada,
mamita mida,
y lo vuelve nada.

arpilleras de violeta parra


                                                                                                  LAMENTO MAPUCHE 






Según el favor del viento


OLEOS DE VIOLETA PARRA




















LA JUANA ROSA


EL SACRISTAN




HOMENAJE A VIOLETA PARRA- SU CANTO, GRACIAS A LA VIDA
POR DOS CANTORAS: 
MERCEDES SOSA Y JOAN BAEZ





domingo, 19 de marzo de 2017

La voz de las olvidadas retumba en las calaveras...


A las mujeres que en España sembraron la semilla de la liberación y transmitieron mensajes de poder a las otras mujeres

A Shirley Mangini González por recordárnoslo en su fructifera obra literaria y de investigación

A María Zambrano por Delirio y destino. Los veinte años de una española




Abuelas que éramos madres y fuimos hijas


Y quiénes son esas mujeres
que galopan la azul profundidad del mar enardecido
Desabridas, claman ante el océano.
Evocan las palabras de una voz rechazada.
Sus gritos son flechas ardientes,
arrojadas al aire por la mutilada amazona que vigila.
Manantiales lamentos de encadenadas sirenas quiebran los cielos.
Besos rotos de valquiria, mecidos por la implacable sombra, conmueven las olas.
Todas esas mujeres cabalgan en un escenario de ronca tempestad
y me recuerdan, al despertar, que estoy aquí con mi voz para nombrarlas.

Hay un laberinto hermético donde se multiplican las mujeres insomnes,
las que pugnan por derribar el olvido.
Ellas conocen la lengua de la luz
y saben del día en que las murallas del miedo dejarán de existir.

Es tiempo de nombrar, la palabra nos acerca y nos protege.
Abuelas de La Tierra atormentada, de las guerras civiles, 
de matanzas sin final...
Abuelas, madres que fueron hijas y bastó una sola noche,
la mala noche
que las hizo huérfanas de los hijos, de las hijas de sus entrañas.
Abuelas furiosas, que en un rito y en su carne,
por instinto, por amor,
conciliaron macho y hembra de inexpugnable naturaleza.
Fueron jóvenes enamoradas, las novias de la muerte más temprana.
Viudas ensimismadas, leonas heridas, guerreras arrebatadas.

Abuelas, madres e hijas, todas mujeres, todas hermanas
son la imparable rueda, corro que canta, coro que danza.
Espiral tremenda, inquieta en su latido inamovible
que va y viene como una nana, como una nana, como una nana...

La memoria de la herida oculta crece como hierba negra insoportable
y sangra todo sal, agua toda.
Es una lágrima descomunal, oceánica...
Viene arrastrándose, como la lluvia sobre la tierra,
desde el principio de los tiempos.
Fue una lágrima dulce vertida en el mar.
Es una lágrima mestiza que lava las carnes paralizadas,
la piel detenida, la víscera congelada...

La piel loca, áspera y desnutrida de las abuelas impregnó todas las vidas,
las vidas tiernas.

Abuelas que éramos madres, dulces tiernas y más allá,
jóvenes heridas, enamoradas frutales
que por el hombre bebíamos las fuentes de los milagros, 
de las batallas y de la vida entera.

El hombre, compañero anhelado,
la misma sangre
besos de piel, boca a boca se consumen,
respiran.


Me despierto con el rostro de mis abuelas cosido 
en el centro de mi frente,
en mi corazón.
Nombro mi estirpe de mujer:
Clementa, Joaquina
Trinidad
Covadonga, Yolanda, Olga, Nuria, Aránzazu, Diana, Vanesa
Óscar, Sara, Elena, Manuel, Julián, Alexandra, Daniel...



Kova d Onga2017





See you... Chuck Berry. Be happy, be free






sábado, 25 de febrero de 2017

PACO CAO


POR SI OS APETECE PARTICIPAR:


http://lagallerianazionale.com/progetto/museum-beauty-contest-paco-cao/

sábado, 4 de febrero de 2017

la senda de los doce puentes de vegadeo - asturias




 A lo largo de doce puentes que unen las orillas de los ríos Monjardín y Suarón se ubican esculturas de los artistas asturianos: Mª Jesús Rodríguez, Fernando Alba, Benjamín Rodríguez, Pablo Maojo, Ricardo Monjardín y Francisco Fresno junto al río Monjardín, y las de José Legazpi, Carlos Coronas, Luis Fega, Herminio, Vicente Pastor y Adolfo Manzano junto a la vera del Suarón.
 Además en el Barrio de los Herreros, como nexo de unión entre ambos ríos, se ha ubicado la escultura del veigueño César Montaña bautizada “Leyendo en Penarronda”. 





















El Camino del Agua y los puentes d´A Veiga

Y un hilo de agua constante va tejiendo la piedra callada…
Y van pasando los días, los caminantes
regalados de una dulce y fluvial añoranza
que con sus pasos van danzando y reclamando
esa vega cristalina, fecunda y cantora.

Ya se muestran los puentes
abiertos, libres, exhiben los vínculos del hombre y la tierra madre
Con humildes maneras,
un evocador Monjardin, arroyo alegre, bucólico
de legendarios matices áureos, retoza intrépido en sus comienzos
Y cuando llega, lame las floridas huertas
mientras susurra bajo los puentes y puentines del Fondrigo y Ferreira
Seis puentes y medio año de lúdicas estaciones
para soñar despierto, despierta, alerta…

El camino del agua,
de la lluvia,
de las lágrimas,
de la escarcha.
Doce puentes que van y vienen solícitos, al antojo del pasajero
que fluye y cruza y se detiene
y contempla…
El discurso de la existencia

Suarón, misterioso sonoro, te has crecido de puentes
trabados a tus orillas esplendorosas, jugosas, pétreas
Temporadas otoñales, tibias, primaverales
Y ese invierno infinito de tus horas lentas
cargadas de viento y agua, donde cielo y tierra se confunden

Caminar sobre ti, elevarse para resonar con tu inamovible paso
Sentir el bullicio de tu cercanía,
Rememorar la nostalgia de vivir dignamente
Todos tus puentes nos conectan, nos reúnen, nos festejan
El Matadero, La Abraira o El Noveledo

Y más puentes, aquellos primeros puentes, los viejos puentes
que anunciaban el recuerdo de la tierra que añorabamos…
Cuando el inmenso mar de los maizales de estío
aullaba indómito por la brisa a ambos lados de la carretera
mis ojos inquietos escudriñaban el horizonte mágico que se avecinaba
Rondaba y se adhería como la propia piel, la del corazón
Y allí, en la curva del Fondón en un abrir y cerrar de ojos
El Puente,  como un sueño sobre la ría
Aquel que contenía en sus entrañas el interminable carril de fierro
El puente que crecía de entre las aguas
Pilares como árboles solemnes vinculaban tierra y cielo
La puerta de Vegadeo

Y el otro puente cercano, el de Porto, el que diluye fronteras
que nos acerca y protege, sugiriendo el encuentro y la unión
trazando caminos de coherencia.

Puentes de entrada y salida, que celebran el agua
senda libre, líquidas cadencias…

Y ya queda por decir la alabanza al viejo puente
el puente de la luna trémula, poético puente, puente de amor
Puente de Piantón,
donde el Suarón queda prendado de sus aguas
Idílico.

El camino de la vida, el camino del agua
Subterránea, navegaba el agua cantora







El canto del agua  (JITANJÁFORA*)

Kunta Nora, Kunta Nora
Elaiké, Sanatú, Sonatú
Limainé, Casarí
Kunta Nora, Lesé

Lai Mainé Sonatú
Ruramé
Son Ke Ti
Labá Narí Moé
Tuasí Ahisé
Laramé Okí
Noitesí Laseró
Kuareé Moi
Guasé Tarondí, Guasé Tarondi

La-a Ma-a
La-a Ma-a Guasé Guá
Guá Clak – Clak
Pliá Pliá Clack
Blan Mollai

Kunta Nora, Lesé                                              


*Texto carente de sentido cuyo valor estético se basa en la sonoridad y en el poder evocador de las palabras, reales o inventadas que lo componen



















COMPARSA "PERRAVIEJA" CÁDIZ

MUJERES MAPUCHE AL HABLA

LAS GUERRERAS ROSADAS DE CORAZÓN GRANDE Y CÁLIDO

Mujeres cantando y caminando con amor por la paz

CAMBIA, TODO CAMBIA




lunes, 23 de enero de 2017

ENTONANDO EL CANTO DE MNEMÓSINE


Recuperar la memoria, esclarecer... Disipar la tóxica amnesia que nos limita, despejar el camino. Adentrarse en el laberinto y gozar de esa extraña brisa que va meciendo la llegada del saber, del conocimiento... Así comparece Mnemósine, presta a despachar los asuntos pendientes.

Ha llegado el tiempo... Mnemósine, propicia la indagación de la memoria colectiva a través de las mujeres, sacudiendo los cimientos del olvido, desvela la oculta y amarga ingratitud, el desencanto.

Esta reacción es un movimiento lento y prudente, una cadencia constante, inexorable, ineludible, generosa y justa.

Nuestro amorfo, roto y desahuciado país, es un ejemplo más de la codicia y del envilecimiento, de la escandalosa vacuidad que nos asola. Pero también, y eso Mnemósine lo ha tenido en cuenta, esta tierra que nos guarda, fue y debe ser fuente de esperanza y libertad para el entendimiento y la unidad de los pueblos. Y estas, no son vanas palabras.

Volver a destapar la caja de Pandora, en España, y dejar que su recóndita esencia se derrame y fluya, será una gran hazaña...

Esta tierra, tiene nombre propio mestizo, una singularidad que ha de ser comprendida, primero, por los propios españoles, como así debería haber sucedido, en el preludio de aquellas constantes e inadvertidas señales de alarma y ya durante la cruenta guerra civil de 1936, también, por el resto del mundo.

Aquel tiempo tan terriblemente oscuro desató la bestialidad y asoló todos los rincones de nuestra tierra. España,  para su desgracia, se consolidó como  faro de amargura y abatimiento. En sólo dos años, ocho meses y quince días, el estupor y el miedo, como fuego devastador, propagó el dolor de la pérdida allende las fronteras. Sobrevino el gran daño de lo intrínseco, la esencia de lo humano se degradó.

Pero antes, antes de aquel naufragio con sus pérdidas irreparables, España habitó un singular espacio-temporal de fulgor y poesía. El canto emergía de sus entrañas para divulgar su esencia esperanzadora, con todo el poder de la razón y el candor que la estremecía.
Emanaba el aliento de los creadores, su radiante voz no paraba, se derramaba con la frescura de lo cierto, con la alegría del fruto espléndido y generoso. Con el ansia de cultivar el conocimiento, se recreaba experimentando e inventando, apasionada en su crecimiento de un modo natural.
Las miradas de medio mundo gravitaban sobre nosotros.

El ingenio español ponderaba la alegría, incluso en el dolor, porque paría con la emoción de la sabiduría. El pueblo sentía y practicaba sin descanso el enamoramiento de la vida, convencidos hasta el último instante de que el oscurantísmo, en aquella ocasión, No Pasaría.

Más el poder codicioso - los amos - cuarteado de vileza, endurecido y apoltronado en la ciénaga del miedo y la mendacidad, empachado de ignorancia y recelo se alteró. Rabioso,  atajó con saña el florecimiento de la cultura, la belleza, el amor, la armonía del vivir.

Entonces pasaron los años desnutridos por el malvivir. Y luego, taimadamente implacable, tabula rasa. Mientras, los caminantes, pérdida la consciencia, continuaron desorientados...

Sí, Mnemósine, nuestra estirpe no beberá más de las fuentes de Leteo. Las mujeres españolas de hoy  y aquellas otras mujeres olvidadas, que siempre nos acompañan con su aullido interminable, han decidido reposar en la orilla de tu lecho y saciarse de memoria para completar nuestra historia y emprender el camino de la dignidad.

Custodiamos la caja durante tiempo inmemorial, nuestra alhajera de Pandora, valiosa y necesaria para sanar, recuperar, celebrar y engalanar la esencia de lo humano.
Queda el regalo más valioso en su interior, el poder oculto y olvidado,
LA ESPERANZA. Son cosas de mujeres, mujeres firmes, tenaces, muy altas!

Las españolas y las otras mujeres que se han levantado como ola tremenda a lo largo y ancho de La Tierra, están cambiando, transformándose, se vuelven una. Una gran hembra salvaje, lamiéndose meticulosamente las heridas.

Por necesidad y coherencia la mujer ha ido explorando la esencia de su ser completo. Ha comprendido con esfuerzo y lucidez, que el equilibrio y la madurez se fundamentan en una labor de armonización y empoderamiento de su propia esencia.

Durante nuestra guerra civil, la mujer, hubo de conciliar macho y hembra de inexpugnable naturaleza. Por necesidad, para sobrevivir. Se quedaron solas, desamparadas y de ese modo afloró su íntimo y legítimo ser, la mujer salvaje. Salieron adelante con inteligencia y voluntad.
Luego, las silenciaron, las castigaron y las amedrentaron.

Y así sucedió el gran daño, urbi et orbi.

Por el laberinto de La Memoria, desorientada, va la voz de las bisabuelas, abuelas y madres... Hermanas, compañeras de una gran estirpe de mujeres.

El eco de los tiempos perdidos recobra el canto de esa voz ronca y arruinada. Ya comienza a oírse, cadenciosamente, despacio y sin parar. Eran y son multitud hambrienta.
Generaciones de españolas sofocadas por la guerra, condenadas al olvido, silenciadas y aturdidas. Caminando entre ellas van las mujeres de hoy que siempre las han acompañado en el recuerdo del olvido.
Van todas ahora con la misma voz, una sola voz reconociéndose y recorriendo juntas los gestos, los recuerdos y aquel silencio petrificado.

La generación del asombro son las biznietas, nietas e hijas de aquellas que vivieron de rodillas, asustadas y sometidas. Con peineta o sin ella. Con el crucifijo enredado en las manos y el moño estricto clavado en la nuca o blandiendo el puño con el corazón abierto de par en par y la melena al viento. Las que vieron morir a los hijos, a las hijas de sus entrañas. Las que bebieron las fuentes de los milagros y de la vida entera por sus amores, sus compañeros del alma, compañeros...

Y en este caldo de cultivo la semilla generacional va creando sus espléndidas olas conformando un mar de la memoria que deja en el arenal de sus vidas la fragante huella del libre albedrío, de la voluntad de vivir con dignidad y coherencia.

Así lo justo, el derecho y el deber de saber, el esclarecimiento que Mnemósine procura.

El encuentro, la danza ritual, el cántico. La voz perdida de las mujeres, el canto denostado de la sirena que reclamaba alas para brillar...
Mnemósine y sus hijas Las Musas han vuelto para quedarse.
Salud! Calíope, Clío, Erato, Euterpe, Melpómene, Polimnia, Talía, Terpsícore y Urania. Bienvenidas!

Es el tiempo de la sabiduría y de la justicia de las mujeres y de los hombres que las acompañan.



Kova d Onga












domingo, 22 de enero de 2017

Nana - cantarcillo


Ya no me cabe en el alma
ya no me cabe en el alma

Pequeño robin travieso
ay! si te sigo en la danza

Ya no me cabe en el alma
ya no me cabe en el alma

Vuela raitán a la copa
y dime de... En lontananza
Petirrojo despierto,
tú puedes ver lo que alcanza

Ya no me cabe en el alma
ya no me cabe en el alma

Esa sonrisa en tu pecho...
Anida allí mi esperanza

Ya no me cabe en el alma
ya no me cabe en el alma